La duquesa y Altisidora: dos enemigas de Dulcinea

Amalia Iriarte

Resumen


A partir del recuerdo de Aldonza Lorenzo, don Quijote crea a Dulcinea del Toboso, la amada del caballero andante. Este personaje se va alejando de la muchacha campesina que inspiró a su creador, hasta hacerla desaparecer definitivamente, mientras la imaginaria Dulcinea, instalada en el mundo interior del hidalgo manchego, va cobrando fuerza hasta abrirse un espacio considerable en la novela y una influencia en el desarrollo de sus acontecimientos. Esto se hará muy evidente en la segunda parte de la novela, pues en la corte de los duques hay dos damas, la duquesa y Altisidora que asumen la tarea de menoscabar a Dulcinea, evidenciar su inexistencia, y suplantarla en los sentimientos del caballero por una enamorada de carne y hueso, papel que asumirá Altisidora. En el presente ensayo pretendo mostrar cómo entre más golpes recibe Dulcinea de parte de estas damas reales, la amada imaginaria se hace más fuerte en el alma del caballero. Este proceso se enmarca en uno de los conflictos centrales de la novela de Cervantes: el combate que se libra entre los seres creados por la imaginación y aquellos que admitimos como reales.

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.13035/H.2015.03.02.16

Licencia Creative Commons
Hipogrifo (ISSN: 2328-1308) es una revista bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.